El día que cumplimos los 18 decidimos llevar a cabo la promesa que nos hicimos de pequeños: desvirgarnos, y lo que no sabíamos en aquella época era el hecho de que sería entre nosotros, pues habíamos sido grandes amigos desde pequeños.

Así que como sentía lo mismo que él por mi decidimos ir a casa tras jugar al fútbol y ponernos a descubrir nuevas sensaciones con nuestros cuerpos, con unas mamadas deliciosas que ninguna chica me había hecho a día de hoy y finalmente desvirgando nuestros culos con un sexo anal lento, pero delicioso.

Conecta al videochat HD y habla con chicas ahora