Avanza el segundo tiempo del partido Kuwait-Francia correspondiente a la fase de grupos del mundial España 82. Corre el minuto 35 cuando Luis Fernández, actual entrenador del Betis, marca el cuarto tanto para “les bleus” ante el asombro de la defensa kuwaiti. Inmediatamente, todo el equipo asiático se abalanza sobre el colegiado. Alegan haber escuchado el silbato del arbitro y que por ello el gol no debe subir al marcador. Desde el palco principal del estadio Jose Zorrilla de Valladolid, un individuo ataviado con vestimentas árabes y turbante rojo hace aspavientos indicando al equipo kuwaití que abandonen el terreno de juego.

Tras varios minutos de incertidumbre, el hombre del turbante aparece sobre el cesped entre el tumulto de jugadores y acompañado por varios escoltas. Es el jeque Fahid Al Ahmad Al Sabah, hermano del príncipe de Kuwait . El público en las gradas y los jugadores franceses, tranquilos por una victoria segura, observan con estupor la insólita escena. Tras una conversación con el arbitro soviético Miroslav Stupar rodeada de jugadores y policías, Fahid Al Ahmad Al Sabah vuelve a amenazar con retirar a sus jugadores del terreno de juego si no se anula el gol.

Pasan varios minutos de descontrol cuando el trencilla toma la soprendente decisión de anular el gol. El arbitro no habia pitado, el gol era legal, pero inexplicablemente las presiones del jeque surten efecto y el tanto no sube al electrónico. La historia juzgó este hecho como anécdota ya que el partido terminó 4-1 y Kuwait no fue más que una perita en dulce para el resto de equipos del grupo pero se une a un grupo de momentos nefastos de la historia del deporte que dejan entrever que, desgraciadamente, el mundo del deporte nunca estará limpio.

Visto en: Historias del deporte

Conecta al videochat HD y habla con chicas ahora