Con mis 50 años ya pensé que había visto todo, mucho mas sabiendo que vivo en un pueblo con muy pocos habitantes. Algo paso esa mañana de sábado cuando me cruce con aquella guarrita en la calle, pero ella me persiguió hasta mi negocio y aunque no lo crean la muy putita me quería follar a toda costa. Continue reading