Con el paso del tiempo, las minifaldas se han convertido en el símbolo de las cheerleader (animadoras) por excelencia y de las chicas de escuelas privadas. De hecho, se ha transformado en un auténtico fetiche para los amantes de las colegialas universitarias. Esta rubia del video porno nos demuestra como el símbolo sigue vivo y excitando a numerosos pajilleros. Continue reading